Qué bonito es ser Padurista

Mañana del 4 de junio de 2017. Una mañana de domingo más para la mayoría de la gente, para toda esa gente que no tiene nada que ver con nuestro club de baloncesto. Para la familia Padurista era una mañana especial, de esas que se marcan en el calendario y se espera con ansia que llegue durante toda la semana, y es que no era para menos… ¡por primera vez teníamos a tres equipos en finales de copa!

 

La copa, pensarán muchos, ese torneo que algunos utilizan de preparación, y otros se apuntan por no buscar amistosos… pero en Arrigorriaga tiene algo especial. Desde aquel 7 de junio de 2014 en Mungia, pasando por Begoñazpi al año siguiente y en Salesianos la pasada temporada, para los Paduristas la copa siempre tendrá algo. Ese torneo en el que ya puedes ser el mejor de la liga, que como te descuides ni pasas de cuartos. Y precisamente ese torneo en el que sin ser un gran favorito te puedes plantar en la final… ¡y liar una buena! Y como no, la excusa perfecta para juntarnos todos y dejar marca allá donde vayamos.

 

Al lío, mañana de domingo y tres finales de copa, todas fuera de casa para variar (De todas las finales de copa, hemos jugado nada menos que ninguna de 6 en nuestro campo, caprichos del azar). Ello supone organización. ¿Quién lleva coche? ¿Quién va a qué campo? Toda la semana para atrás y para adelante con la logística… Finalmente nos organizamos y nadie se queda en tierra. Algunos van a Lasesarre a ver al Junior Femenino y otros nos vamos al Colegio Vizcaya a ver el doblete del Junior Masculino y Cadete Femenino. Lo malo de jugar fuera de casa, los horarios no dependen de nosotros y se nos solapan las finales.

 

junior masc

 

 

La jornada matutina la empieza el Junior Masculino, a priori favorito para su copa por haber jugado la liga en una categoría más arriba. Pero como bien he dicho antes, pocos favoritos hay en las copas… Colegio Vizcaya sale con el cuchillo entre los dientes y nos pega un buen susto en una más que meritoria final. 6 arriba se ponen a falta de 3 minutos para concluir el partido, pero entonces con más corazón que cabeza, los Paduristas sacan sus últimas fuerzas “todavía ni ellos saben de dónde” ¡y remontan un partido que muchos ya daban por perdido! La primera copa ya estaba cerrada. 

 

 

 

Ya de por sí la grada estaba más que animada, pero este final apoteósico siembra la locura en el Colegio Vizcaya y los chavales se marchan a celebrar la victoria al vestuario entre gritos de ¡Padura! ¡Padura!

 

El primer partido en Zamudio había acabado y ahora todos teníamos un ojo puesto en Barakaldo, las noticias que llegaban por Whatsapp eran esperanzadoras, e incluso nuestras Juniors conseguían ponerse 10 arriba ante un Carmen que en liga nos dio más que guerra.

 

Y mientras tanto en Zamudio relevo en las canchas. Los chicos del Junior suben a la grada a animar y las cadetes bajan al ruedo, a lidiar con un Colegio Vizcaya de A4, habiendo competido nuestras chicas en A6.

 

Comienza el partido y los nervios de la final se notan. Poco acierto ofensivo y las muñecas muy encogidas. Todo ello se refleja en el marcador y se llega con un tímido 14-12 al descanso. Pero en lo que discurría el primer tiempo, el partido en Barakaldo estaba terminando. La batalla en Lasesarre se aprieta y tras estar pegados a los móviles a la espera de noticias de nuestros corresponsales en Barakaldo, la final acaba y esas noticias no pueden ser mejores. Nuestras chicas ganan en Barakaldo y nos llevamos la segunda copa del día. La noticia corre como la pólvora y la grada en Zamudio lo celebra entre vítores y aplausos.

 

junior fem

 

Ya con el comienzo de la segunda mitad del partido cadete, poco a poco van llegando las protagonistas del partido en Lasesarre, recibidas también entre aplausos en el Colegio Vizcaya. Nadie se quería perder el desenlace de la última copa, y la idea de ganar tres en un mismo día era muy golosa. En la pista, al son del bombo y las bocinas, nuestras guerreras del cadete van afinando su puntería, pero las locales también. El partido está en un pañuelo y todo se va a decidir en los últimos minutos. Y efectivamente, así es. Un poco más de acierto por nuestra parte y unas muy buenas últimas defensas traen la tercera copa del día a Arrigorriaga.

cadete fem

Acaba el partido y la alegría en la grada visitante es tremenda. Madres y padres, jugadoras y jugadores, entrenadoras y entrenadores… todos saltando y celebrando el final de una mañana redonda, y el alivio de haber sobrevivido a tres partidos de infarto. Las jugadoras montan en la pista una auténtica fiesta a la que nos sumamos todos los que estábamos por allí. Foto de familia y para casa.

 todos celebracion

 

La sensación que me queda tras un día así es espectacular. El día sale perfecto y nos llevamos las tres copas, pero no es eso lo que verdaderamente me alegra. Con lo que me quedo es con la comunión de todo un club en un día así. Cómo las cadetes madrugan para ir a ver al Junior. Como el Junior se queda hasta las 3 de la tarde para apoyar a sus compañeras. Como la gente que va a ver el partido en Barakaldo viene hasta Zamudio aunque solo sea para animar en los dos últimos cuartos. Y por supuesto, como todos los padres, madres y gente cercana al club animan y celebran cada punto de nuestros jugadores.

 

Esto es lo que me hace pensar en por qué somos diferentes. Hoy hemos ganado, pero muchas otras veces no lo hemos hecho, y el ambiente entre compañeros siempre ha sido el mismo. Me quedo con esto, que no depende de victorias ni de derrotas, de buenos o malos días en la cancha. Esto siempre estará ahí, y cómo hoy, después de cada partido, espero seguir llegando a mi casa y pensar en aquello de: qué bonito es ser Padurista…

 

grada 1        grada 2

 

saludar grada