NO ERA SORPRESA. ERA CUESTIÓN DE ATREVERSE

NO ERA SORPRESA. ERA CUESTIÓN DE ATREVERSE

 

Parece que todo era cuestión de atreverse. Por parte de todxs. Era cuestión de atreverse a exigiros el máximo posible. Cuestión de atreverse a darlo todo, de atreverse a estar dispuestas a sacrificarse por un equipo y una causa común. Atreverse a sufrir. Atreverse a superar nuestros límites. Y atreverse a disfrutar. Era cuestión de atreverse a jugar al baloncesto al mayor nivel posible. Y os atrevisteis. Y lo conseguisteis.

Hace dos años (siento recordároslo tanto, pero creo que es importante), regalabais una final de copa, de segunda, y os daba igual. Mucho han cambiado aquellas niñas. Habéis pasado de jugar en segunda a clasificaros entre los 4 mejores equipos de Vizcaya, en dos años. Y Jon Ander y yo poco hemos tenido que ver en eso. Vuestra progresión ha sido impresionante. Habéis pasado de jugar a medio gas a darlo todo; de no defender a no querer regalar ningún balón; de daros igual sufrir. A sufrir para ganar. A sufrir por haber perdido. A sentir por este deporte. A dar lo máximo y a recoger los frutos.

 

Parece que lo conseguimos. Parece que al fin entendimos la importancia del compromiso, del esfuerzo, y del respeto. Habéis conseguido cambiar el “hoy no voy porque no me apetece”, en “voy a intentar llegar lo antes posible”; habéis cambiado fiestas por partidos; habéis cambiado el cachondeo y el “palri” por seriedad y ganas. Las charlitas y las tonterías por sudor y lágrimas. Y eso tiene sus consecuencias.

Y no os equivoquéis. El partido del sábado lo perdimos. Pero no fue una derrota. Para nada. Era nuestra primera vez en una final a 4, y nos nervios pudieron con nosotras. Pero la segunda mitad del partido jugasteis a un nivel de baloncesto al que no había visto jugar en la vida. Fue realmente impresionante. Fue un partido digno de ver. Un partido como para ver una y otra vez. Y para mí eso es una victoria. Porque nuestro objetivo no era ganar, nuestro objetivo era disfrutar. Disfrutar del momento. Disfrutar de lo que os merecíais. Disfrutar de los frutos que habéis sembrado con vuestro esfuerzo.

 

No podéis olvidar que habéis hecho historia en el Padura. “el equipo que ha dado la sorpresa” ha estado dándola todo el año. Vosotras, y las Cadetes que os han estado acompañando y ayudando en este viaje, habéis dado la sorpresa a todo el mundo. Incluso a vosotras mismas.

 

Nunca pensasteis que estaríais ahí. Nunca pensasteis en tomaros esto en serio. Nunca pensasteis en dar el 100%. Pero era cuestión de atreverse. Y os atrevisteis. Os atrevisteis a ser las mejores, y lo habéis conseguido. Este año solo nos queda un último objetivo: Sentíos orgullosas de vosotras mismas. Al menos tanto como nos sentimos Jonan y yo. Atreveos a todo, porque no tenéis límite.

 

Brais Fernandez.