Arriba:

Abajo:

Ausentes:

Padura 60 - Jesuitinas 36

Si en los partidos anteriores hablábamos de falta de regularidad y constancia, hoy solo podemos decir todo lo contrario.

 

Desde el principio hasta el final hemos intentado con empeño hacer las cosas bien, partiendo de una firme y sólida defensa, por fin poniéndola en práctica los 40 minutos de partido. Buscábamos la regularidad en el juego y esa ha sido la base de este gran partido.

 

El partido ha empezado bastante igualado, costándonos arrancar un poquito. En ataque bastante fallones, pero ya con solidez en defensa, a pesar de descuidar un poco los tiros exteriores de los de Txurdinaga. Poco a poco nos vamos encontrando más cómodos en defensa y los puntos van llegando con más facilidad, a base de buenos contraataques y penetraciones a canasta. El cuarto acaba 15-12.

 

Siguiendo con la buena tónica del cuarto anterior empezamos el segundo. Seguimos contraatacando con facilidad, siempre partiendo de la intensidad defensiva, y en estático encontramos posiciones cómodas cerca del aro, rompiendo la zona planteada con mucha desenvoltura en todos los movimientos tanto con balón como sin él. El cuarto acaba 20-10 y se llega al descanso con 35-22.

 

A la vuelta del descanso es cuando en vez de relajarnos como tantas veces hemos hecho, seguimos centrados y con intensidad, partiéndonos la cara por defender. Ya no es el vendaval ofensivo del cuarto anterior pero seguimos atacando con buenos movimientos y juego en equipo. Y como ya he dicho antes, todavía con una mejor defensa llegamos para empezar el último cuarto con 48-28.

 

En este tiempo la intensidad atrás no baja pero en ataque perdemos un poquito las ideas abusando demasiado del tiro exterior. A pesar de ello seguimos trabajando poco a poco y se siguen viendo buenos ataques. El partido acaba con el 60-36 final.

 

Espero que este partido nos valga como ejemplo de cómo hacer las cosas bien. Habrá mejores o peores días, pero si la intensidad no varía durante todo el partido, todo acabará por salir. Por último me gustaría resaltar que estas dos últimas semanas de entrenamientos “a pesar de no tener toda la afluencia que me habría gustado” han sido de calidad y se han tomado con mucha intensidad, posiblemente por la motivación del partido que se nos venía encima. Así que espero que sigamos trabajando desde esta línea y que cojamos con las mismas ganas los partidos que quedan por venir, sin relajaciones ni excesos de confianza.