Arriba:

Abajo:

Ausentes:

Padura 65 - Mungia 48

Muchos altibajos en un partido demasiado raro.

Ese podría ser el titular para un partido en el que hemos vuelto a la irregularidad en el juego, haciendo un juego muy vistoso a ratos, mientras que otras veces reinaba la locura y el descontrol tanto en defensa como en ataque. También hay que decir que el marcador final es un poco engañoso ya que a falta de dos minutos la ventaja local tan solo era de 5 puntos, que se ha ampliado gracias a un muy buen final de partido.

 

Empezamos el partido muy dormidos, defensa muy floja y nada de velocidad en ataque, total, 4 minutos sin anotar y parcial de 0-7 para Mungia. Pero entonces las tornas cambian, apretamos en defensa, lo que nos facilita la salida al contraataque y con soltura en ataque llegamos al final del cuarto con 16-9 en el marcador.

 

En el segundo cuarto también salimos algo dormidos pero pronto reaccionamos, y a pesar de estar atascados y sin muchas ideas en ataque, defendemos bien y sacamos ventaja de 9 puntos para el minuto 6. Entonces llega otro bajón defensivo que permite acercarse a los visitantes en 25-20 al descanso.

 

Salimos de los vestuarios igual que al comienzo del partido, sin defender, pero esta vez en lugar de con lentitud en ataque, con demasiada precipitación.

No trabajamos nada los ataques para acabar con malos tiros y muy precipitados y encima dejamos correr a Mungia. Parcial de 2-11. 27-31 min. 26. En ese momento es cuando empieza a “enrarecerse” el partido. Se rompe completamente el ritmo y no nos encontramos nada a gusto. Todo acaba en falta y el juego no hace más que trabarse y pararse (desde entonces hasta el final de partido entre los dos equipos llegamos a lanzar 44 tiros libres) para un partido lento y no muy vistoso. No podemos defender con la intensidad que nos gusta y por desgracia empieza a tomar protagonismo quien más debería pasar desapercibido en un partido de baloncesto. Una persona que no es la primera vez que la toma con este equipo y que ve faltas donde nadie más las ve (ni su propio compañero aún cuando está situado en el campo muchísimo más cerca de muchas de las jugadas).

 

Bueno, la cuestión es que a pesar de sus intentos no nos salimos del partido, y como bien he dicho antes llegamos a los últimos dos minutos con 5 puntos de ventaja, sin haber hecho hasta entonces nuestro mejor ataque, ni mucho menos nuestra mejor defensa, árbitro aparte. Y entonces sí, entonces despertamos, con garra y se podría decir que con más corazón que cabeza salimos en tromba y conseguimos un parcial de 12-0, un último parcial que nos acaba dejando un mejor sabor de boca a pesar de no haber hecho un buen partido en líneas generales. Visto lo visto tenemos que recuperar solidez defensiva y cierta soltura en ataque, que hoy no se ha visto demasiado.

 

Hemos hecho un partido de aquellos a los que denominábamos “de rachas” y que a pesar de ello con un último arreón lo hemos sabido sacar adelante, pero no nos vale, así que para el próximo espero un equipo mucho más centrado, y a poder ser los 40 minutos de juego.