Arriba:

Abajo:

Ausentes:

Padura 29 - Gaztelueta 50

Lo que era impensable se ha cumplido. Estamos fuera de los cruces de ascenso.

 

Principalmente tres factores han sido los causantes.

Mal técnicamente demostrando un nivel que no es normal en este equipo, fallando lo infallable y defendiendo muy flojos en los 1x1.

Mal tácticamente, sin saber leer la defensa de Gaztelueta ni encontrar soluciones para atacarla, y muy mal estratégicamente, jugando con unos números en la cabeza que no correspondían a nada y que hacen que 4 puntos hoy nos dejen fuera de dichos cruces.

 

En cuanto al partido se resume con un primer cuarto desastroso que ha condicionado el resto del partido, metiéndonos en una mala tónica y no sabiendo salir de ella en ningún momento. Ha habido algún que otro tímido intento de arreón pero en ningún momento hemos hecho hoy nuestro mejor juego.

Finalmente hemos llegado a los últimos momentos con opciones de jugar con el marcador para conseguir la clasificación a cruces, pero no éramos conscientes de ello (grave despiste por mi parte, por el que pido mil disculpas), así que acabamos el partido con abatimiento y desganados con el resultado final.

 

De todos modos este partido nos tiene que hacer reflexionar a todos. Puede ser que pensando que había algo en juego hubiéramos salido de otra manera, pero no tiene que ser así. Tenemos que jugar con todo en cualquier situación, y hoy podía haber sido un buen día para demostrarlo.

 

Y así acaba la segunda fase. Una pena, ya que en general ha sido bastante buena, con partidos en los que hemos jugado realmente bien, pero que dos malos días y un error en los cálculos nos dejan fuera, vamos, que nos ha faltado lo que siempre buscábamos desde el principio de temporada, la regularidad en el juego, pero esta vez a mayor escala. Aún así esto no acaba aquí. Queda mucho por entrenar y la copa por jugar, en la que cada partido es una final si no queremos que sea el último de la temporada. Así que no nos queda otra que seguir currando y currando, a poder ser con lo que queda de equipo ileso, y levantar el ánimo que esto todavía no ha acabado.