Arriba:

Abajo:

Ausentes:

Padura 47 Ibaizabal 70

Se ha hecho lo que se ha podido.

 

Una irregularidad en el partido anterior por parte de Gaztelueta nos hace disputar los cruces de ascenso a especial, en los que con una plantilla muy corta hemos aguantado lo que el físico y la carga de faltas nos han permitido. De todos modos hemos peleado contra un equipo con ritmo de especial, y a pesar de las adversidades hemos demostrado una intensidad y unas ganas tremendas hasta el final y por eso hay que estar más orgullosos que nunca de este equipo.

 

Nos cuesta encontrar nuestro sitio en el partido con un parcial de 0-6 de inicio que no pinta muy bien. Pero pronto reaccionamos y nos vamos situando poco a poco. Hasta el momento la defensa no es el punto fuerte de nuestro equipo, pero lo arreglamos con el ataque que cada vez estamos mejor, llegando a los últimos minutos del cuarto haciendo un gran juego y muy vistoso acabando con 17-16.

 

En el segundo cuarto seguimos atacando muy bien. El equipo está centrado al 100% y con más ganas que nunca. No corremos demasiado pero hacemos un ataque en estático espectacular, poniendo calma y parando cuando hace falta y haciendo una correcta lectura de la defensa de Ibaizabal. En defensa apretamos bastante y a pesar de sufrir la falta de jugadores interiores conseguimos parar bien el juego interior de Ibaizabal, aunque con demasiadas faltas. Llegamos 33-31 al descanso pero con muchos problemas. Tenemos a tres jugadores con tres faltas y otros tres con dos, graves problemas teniendo en cuenta que disponemos de una plantilla de 7 jugadores. Así que no nos queda otra que bajar la intensidad defensiva si no nos queremos quedar sin equipo, y es aquí cuando Ibaizabal no perdona.

 

Los dos últimos cuartos son bastante parecidos. Ibaizabal juega muy cómodo ante nuestra defensa flojita y nosotros empezamos a tener problemas también en ataque. No nos faltan ganas pero si ideas y por si los problemas fueran pocos otro lesionado más se suma a la larga lista. Así que aguantamos como buenamente podemos los arreones de Ibaizabal y acabamos el partido exhaustos y orgullosos del esfuerzo realizado, pero un poco apenados con la sensación de que podía haber sido diferente.

 

No nos queda otra que seguir peleando e ir a por todas en el partido de vuelta. Esperamos contar con más efectivos para el próximo partido pero tal y como hemos hecho este fin de semana pelearemos con lo que tengamos, así que a trabajar esta semana y a seguir con las mismas ganas de hoy para estar a tope el domingo. ¡Ánimo!