Arriba:

Abajo:

Ausentes:

Padura 65 - Mungia 48

Muchos altibajos en un partido demasiado raro.

Ese podría ser el titular para un partido en el que hemos vuelto a la irregularidad en el juego, haciendo un juego muy vistoso a ratos, mientras que otras veces reinaba la locura y el descontrol tanto en defensa como en ataque. También hay que decir que el marcador final es un poco engañoso ya que a falta de dos minutos la ventaja local tan solo era de 5 puntos, que se ha ampliado gracias a un muy buen final de partido.

 

Empezamos el partido muy dormidos, defensa muy floja y nada de velocidad en ataque, total, 4 minutos sin anotar y parcial de 0-7 para Mungia. Pero entonces las tornas cambian, apretamos en defensa, lo que nos facilita la salida al contraataque y con soltura en ataque llegamos al final del cuarto con 16-9 en el marcador.

 

En el segundo cuarto también salimos algo dormidos pero pronto reaccionamos, y a pesar de estar atascados y sin muchas ideas en ataque, defendemos bien y sacamos ventaja de 9 puntos para el minuto 6. Entonces llega otro bajón defensivo que permite acercarse a los visitantes en 25-20 al descanso.

 

Salimos de los vestuarios igual que al comienzo del partido, sin defender, pero esta vez en lugar de con lentitud en ataque, con demasiada precipitación.

No trabajamos nada los ataques para acabar con malos tiros y muy precipitados y encima dejamos correr a Mungia. Parcial de 2-11. 27-31 min. 26. En ese momento es cuando empieza a “enrarecerse” el partido. Se rompe completamente el ritmo y no nos encontramos nada a gusto. Todo acaba en falta y el juego no hace más que trabarse y pararse (desde entonces hasta el final de partido entre los dos equipos llegamos a lanzar 44 tiros libres) para un partido lento y no muy vistoso. No podemos defender con la intensidad que nos gusta y por desgracia empieza a tomar protagonismo quien más debería pasar desapercibido en un partido de baloncesto. Una persona que no es la primera vez que la toma con este equipo y que ve faltas donde nadie más las ve (ni su propio compañero aún cuando está situado en el campo muchísimo más cerca de muchas de las jugadas).

 

Bueno, la cuestión es que a pesar de sus intentos no nos salimos del partido, y como bien he dicho antes llegamos a los últimos dos minutos con 5 puntos de ventaja, sin haber hecho hasta entonces nuestro mejor ataque, ni mucho menos nuestra mejor defensa, árbitro aparte. Y entonces sí, entonces despertamos, con garra y se podría decir que con más corazón que cabeza salimos en tromba y conseguimos un parcial de 12-0, un último parcial que nos acaba dejando un mejor sabor de boca a pesar de no haber hecho un buen partido en líneas generales. Visto lo visto tenemos que recuperar solidez defensiva y cierta soltura en ataque, que hoy no se ha visto demasiado.

 

Hemos hecho un partido de aquellos a los que denominábamos “de rachas” y que a pesar de ello con un último arreón lo hemos sabido sacar adelante, pero no nos vale, así que para el próximo espero un equipo mucho más centrado, y a poder ser los 40 minutos de juego.

Padura 69 Jarrilleros 24

Tras un partido en el que no tuvimos nuestro mejor día, volvemos a recuperar la confianza y el buen juego que llevábamos haciendo en esta segunda fase, contra un rival que siempre pelea y contra el que nos suele costar hacer buenos partidos.

 

No ha sido así hoy, que con el susto de la ida presente hemos salido concentrados y con las pilas cargadas. Aún así nos ha costado un poquito arrancar. La buena tónica en defensa que se ha visto durante todo el partido también ha sido así en este primer cuarto, pero sacando muy lentos el balón y atascados ante la zona muy cerradita de Jarrilleros solo hemos conseguido anotar 6 puntos.

 

De todos modos los de Portugalete tampoco se encuentran cómodos en ataque y solo recibimos 4 puntos. Habrá sido por los balones de calentamiento…

 

En el segundo cuarto parece que empezamos otro partido completamente distinto, ofensivamente hablando, ya que en defensa seguimos igual de acertados. La zona de Jarrilleros ya no nos supone un problema para jugar como sabemos. Sumándole a la desenvoltura en ataque, los robos y contraataques gracias a la intensidad atrás, acabamos este gran cuarto con un parcial de 28-8.

 

El descanso no cambia las cosas y seguimos anotando con facilidad. No bajamos los brazos atrás y seguimos por el mismo camino hasta llegar al final del partido. Me gustaría destacar que a pesar de la diferencia en el marcador, no hemos dejado de pelear en ningún momento y que esa es la actitud que tenemos que tener siempre. Olvidarnos del marcador y no bajar los brazos. Espero que sigamos así y que no nos relajemos tras este buen partido, como otras veces hemos hecho. Así que con esto y con un poquitín más de seriedad en los entrenamientos, sin perder el buen rollo, que es clave para que esto funcione, seguro que seguimos mejorando como lo hemos hecho hasta ahora.

Padura 60 - Jesuitinas 36

Si en los partidos anteriores hablábamos de falta de regularidad y constancia, hoy solo podemos decir todo lo contrario.

 

Desde el principio hasta el final hemos intentado con empeño hacer las cosas bien, partiendo de una firme y sólida defensa, por fin poniéndola en práctica los 40 minutos de partido. Buscábamos la regularidad en el juego y esa ha sido la base de este gran partido.

 

El partido ha empezado bastante igualado, costándonos arrancar un poquito. En ataque bastante fallones, pero ya con solidez en defensa, a pesar de descuidar un poco los tiros exteriores de los de Txurdinaga. Poco a poco nos vamos encontrando más cómodos en defensa y los puntos van llegando con más facilidad, a base de buenos contraataques y penetraciones a canasta. El cuarto acaba 15-12.

 

Siguiendo con la buena tónica del cuarto anterior empezamos el segundo. Seguimos contraatacando con facilidad, siempre partiendo de la intensidad defensiva, y en estático encontramos posiciones cómodas cerca del aro, rompiendo la zona planteada con mucha desenvoltura en todos los movimientos tanto con balón como sin él. El cuarto acaba 20-10 y se llega al descanso con 35-22.

 

A la vuelta del descanso es cuando en vez de relajarnos como tantas veces hemos hecho, seguimos centrados y con intensidad, partiéndonos la cara por defender. Ya no es el vendaval ofensivo del cuarto anterior pero seguimos atacando con buenos movimientos y juego en equipo. Y como ya he dicho antes, todavía con una mejor defensa llegamos para empezar el último cuarto con 48-28.

 

En este tiempo la intensidad atrás no baja pero en ataque perdemos un poquito las ideas abusando demasiado del tiro exterior. A pesar de ello seguimos trabajando poco a poco y se siguen viendo buenos ataques. El partido acaba con el 60-36 final.

 

Espero que este partido nos valga como ejemplo de cómo hacer las cosas bien. Habrá mejores o peores días, pero si la intensidad no varía durante todo el partido, todo acabará por salir. Por último me gustaría resaltar que estas dos últimas semanas de entrenamientos “a pesar de no tener toda la afluencia que me habría gustado” han sido de calidad y se han tomado con mucha intensidad, posiblemente por la motivación del partido que se nos venía encima. Así que espero que sigamos trabajando desde esta línea y que cojamos con las mismas ganas los partidos que quedan por venir, sin relajaciones ni excesos de confianza.

Jesuitinas 56 - Padura 54

Gran partido el de hoy por parte de los nuestros a pesar de la derrota.

 

Hemos peleado hasta el final pero una vez más el no ser constantes durante todo el partido nos ha pasado factura. También ha tenido mucho que ver el no saber parar a los dos jugadores más determinantes de Jesuitinas que solo entre ellos nos han metido 41 puntos de los 56 totales.

 

Hemos empezado concienciados de que el rival que hoy teníamos enfrente es un rival muy fuerte y con ello hemos salido muy sólidos atrás, pero algo atascados en ataque. Parcial de 0-6 en tres minutos que rápidamente corta Jesuitinas con uno de 11-0. El cuarto ha acabado 11-8.

 

En el segundo cuarto las defensas siguen siendo determinantes sin que ninguno de los dos equipos domine sobre el otro. Conseguimos poco a poco encontrarnos más cómodos en ataque y con la misma solidez en defensa que al principio acabamos el cuarto con 10-12 para llegar al descanso 21-20.

 

A la vuelta de los vestuarios es cuando más cómodos nos encontramos. Jesuitinas sigue sin romper nuestra defensa y poco a poco vamos sumando en cada jugada hasta llegar a la mitad del cuarto con nuestra máxima ventaja de 28-35.Y es entonces cuando tenemos que romper el partido, pero nunca lo hacemos. Nos relajamos en exceso y ellos lo aprovechan para reducir la ventaja y llegar al último cuarto con 36-37.

 

Jesuitinas sigue en su buen momento y empiezan el cuarto enchufados. Nos presionan y nos volvemos locos para sacar el balón, lo que provoca incontables pérdidas y canastas fáciles por parte local. A ello hay que sumarle la gran cantidad de rebotes ofensivos que les permitimos atrapar.

 

A falta de 4 minutos para acabar consiguen su máxima ventaja con 49-41, y es entonces cuando decidimos no echar la toalla y peleamos presionando desde arriba para empatar el partido con un parcial de 0-8. Todo se decide en los últimos dos minutos en los que en un ir y venir Jesuitinas está más acertado y se lleva el partido con el 56-54 final.

 

A pesar de todo tenemos que estar muy contentos con el partido. Es innegable que a todos nos gusta ganar, pero el buen partido que hemos hecho no lo cambia una canasta arriba o abajo. Así que a quedarnos con lo bueno, sobre todo la mejora que se ha visto en el aspecto defensivo, y a seguir trabajando y mejorando, a ver si conseguimos esa regularidad que tanta falta nos hace.

Padura 53 - Jarrilleros 38

A rachas. Ese es el resumen de este partido y de lo que llevamos de temporada.

 

Somos capaces de hacer lo mejor y lo peor en un mismo partido y así lo hemos demostrado hoy. Hemos sabido administrar esas rachas siendo las nuestras más determinantes y por eso nos hemos llevado el partido. Pero no nos vale, si sabemos jugar bien lo tenemos que demostrar durante todo el partido y no solo a ratos.

 

El comienzo del partido ha sido el único momento en el que se ha visto cierta igualdad, sin que ningún equipo domine sobre el otro. Empezamos bastante trabados, dominando las defensas sobre los ataques y nos cuesta arrancar el partido (6-2 min.6), y a partir de ahí, entrando poco a poco en el partido, los dos equipos empezamos a encontrarnos más cómodos en ataque y con un continuo intercambio de canastas el cuarto acaba con 14-8.

 

Es acabar el primer cuarto y ya empezamos con la primera racha, en este caso para bien. Espabilamos trabajando desde atrás, con varios robos de balón y buen acierto en ataque culminamos esta racha con un 13-4 en el minuto 8, para pasarle el turno a Jarrilleros y nos endose un 0-7 en dos minutos. 27-19 al descanso.

 

Y parecía que íbamos a empezar el tercer cuarto como habíamos acabado el segundo. Estamos dos minutos sin anotar hasta que un quinteto decide ponerse a currar. Aquí empezamos la mejor racha del partido, y me atrevería a decir de la temporada. Gracias una defensa intratable, achuchando mucho a balón, cortando líneas de pase y muy atentos a las ayudas, conseguimos ataques fáciles y muy rápidos para acabar el cuarto con un parcial de 19-4 y llegar con 46-23 al último.

 

Al empezar el último cuarto bajamos un poco el ritmo en ataque pero seguimos defendiendo muy bien. Llegamos al minuto 6 con nuestra máxima ventaja de 53-25, y es entonces cuando volvemos a bajar los brazos. Ya no anotamos en lo que queda de partido, y Jarrilleros como ya demostró a la ida lucha hasta el final. Anotan trece puntos seguidos y se acaba el partido con el resultado final (53-38).

 

La conclusión del partido ya está dicha. Jugamos a rachas, muy buenas y muy malas también, y no podemos depender siempre de lo mismo. Tenemos que dar la cara los 40 minutos, vayamos ganando de 30 o perdiendo de 50, así que esperemos que este parón navideño nos siente bien y no empecemos el año nuevo como hemos acabado éste, a rachas.